Invasion del pez leon o escorpion

 

En las aguas del golfo de México y del mar caribe principalmente, se ha  detectado  la aparición de una especie invasora y un voraz depredador. Nos referimos al llamado  pez león o escorpión. Muchos de nosotros  conocemos y hemos visto a este hermoso espécimen en tiendas comerciales  y en acuarios públicos o de aficionados.  Quien podría imaginarse que esta especie tan colorida y hermosa pudiera convertirse en un destructor letal de todo un ecosistema.

Este pez posee una serie de espinas venenosas capaces de proporcionar picaduras mortales tanto para sus depredadores como para el mismo ser humano. Es una picadura sumamente dolorosa. Muchos pensaban que esta invasión de peces  y el aumento de su población  en nuestras costas y en el  mar caribe provenían de los cambios climáticos  que nuestro mundo sufre.

Pero existe una historia más aterradora  la cual nos gustaría platicarles un poco. Al parecer aquel viejo huracán llamado  Andrew tiene algo de culpa en todo esto.  Pocos residentes de florida se hubieran imaginado que este legado de fuerza destructiva seguiría presente en estas mismas aguas y más aun en estas fechas actuales.


Se cree que  Cuando las olas causadas por el huracán Andrew destrozaron un acuario marítimo casero, seis peces león rojos del Pacífico (Pterois volitans) fueron arrastrados hacia el Mar. una vez que la tormenta termino, estos peces  sobrevivieron cómodamente en el Océano Atlántico, antes de comenzar a criar en las aguas de la Bahía de Biscayne.

por supuesto que no se descarta en su totalidad la influencia del cambio climático, el cual es generador de  fuertes corrientes marinas que pudieron arrastrar larvas o ejemplares jóvenes hasta este sitio, los cuales a su vez  poseen una gran capacidad para desplazarse.

Lo que si es cierto, es que el pez león ha mostrado una extraordinaria adaptación, pues las características  climáticas de la zona son similares a las de su hábitat natural. Todo esto unido a su dinamismo de reproducción y  depredación, han potenciado su presencia en la zona.


En la actualidad estos peces son motivo de preocupación para algunos zoólogos que estudian los arrecifes. Lad Akins, director de proyectos especiales de la Fundación de Educación Ambiental del Coral-, considera que esta  especie tiene el potencial de causar “un grave impacto en todo el ecosistema marino”.

Aunque nadie puede asegurarnos completamente  de estos  orígenes crecientes de  población de peces león en el Atlántico, las investigaciones de ADN sugieren que la totalidad de la población es descendiente de sólo tres hembras.
¿Solo tres hembras? carajo esto si que esta feo.

Los peces del atlántico nunca se  habían encontrado con algo así antes. Los más pequeños no reconocen al pez león Como un peligro potencial hasta que es demasiado tarde, mientras que los posibles depredadores son aterrorizados.
Este puede ser el resultado de las espinas venenosas del pez león y de la apariencia de su camuflaje. Estas comunidades nativas de peces son expuestas al azote de este depredador desconocido para ellos. De la misma  manera es un fuerte competidor a la hora de buscar el sustento diario, las presas de estas zonas se muestran  muy ingenuas ante estrategias de caza alas cuales no están acostumbradas.


Algunos Avistamientos de buceadores han presentado informes periódicos de peces león del Pacífico en aguas del Atlántico, donde su población ha aumentado casi diez veces entre 2004 y 2008. En la actualidad están ampliando  su difusión, y han llegado a las Bahamas y las Bermudas, así como a la costa de Carolina del Norte.

Los peces león son nativos de las tibias aguas tropicales del Pacífico Sur y el Índico incluyendo el Mar Rojo. Esto abarca una muy amplia zona del oeste de Australia y Malasia, hasta la Polinesia Francesa y las Islas Pitcairn del Reino Unido, el sur de Japón y Corea del sur.


Como ya hemos platicado al parecer se  sospecha que toda la especie procede de los seis peces león liberados accidentalmente en la Bahía de Biscayne, Florida, cuando se rompió un acuario de una casa al lado de  la playa durante el huracán Andrew en 1992. ¿terrorífico no? este tipo de invasión es similar  a la de otras especies  que escaparon de acuarios domésticos, como el bagre caminador y la caulerpa, una forma de alga de rápido crecimiento  conocida como “alga asesina” por su habilidad de sofocar a plantas nativas. El bagre es ahora común en el sur de Florida,  donde amenaza a peces más pequeños en los pantanos y granjas piscícolas.


Al pez  león se le asocia principalmente con los arrecifes de coral, pero se pueden encontrar en aguas marinas cálidas
de los trópicos. Se han encontrado en profundidades de 85 a 260 pies sobre el fondo duro, los arrecifes de coral y
sustratos artificiales (como barcos hundidos). Tienden a deslizarse a lo largo de las rocas de coral durante la noche
y se esconden bajo cornisas o en las grietas durante el día. Son uno de los  principales depredadores de los arrecifes
de coral en muchos entornos. Son cazadores activos los cuales tienden a emboscar  a sus presas extendiendo sus aletas
pectorales como un ventilador para proseguir y capturarlos.


Las espinas de esta especie, poseen un aguijón venenoso, el cual causa una herida que puede durar días y produce  mucho dolor en dependencia de la cantidad de veneno recibida, sudoración y dificultad respiratoria. El veneno  se encuentra en una glándula en la base de cada columna. Además del dolor, el pinchazo puede provocar inflamación,  sangrado, náuseas, cefalea y en ocasiones, parálisis, convulsiones o hemorragias. No se han documentado casos de  muerte, pero tampoco se puede descartar esa posibilidad. El pez es peligroso incluso después de muerto -el veneno demora al menos media hora para desactivarse- por lo que se recomienda manipularlo con cuidado. Por lo que ya lo sabes,  si tienes uno en casa  mucho cuidado con este pececito.


Hasta ahora el pez león ha estado concentrado en las Bahamas, donde los biólogos marinos lo están viendo en todos  los hábitats: en arrecifes profundos y poco profundos, frente a muelles y playas, y quizá lo más preocupante, en  manglares que son el hábitat vital de los peces recién nacidos.


A criterio de algunos expertos estadounidenses, ésta será probablemente la más destructiva invasión de animales marinos en la historia y “es posible que no haya remedio para resistir completamente a este tipo de invasión”.  Muchos zoólogos y pescadores pregonan al pez león del pacifico  como un plato gastronómico, de esta manera intentan  frenar a esta creciente amenaza, eso, o hasta que algún  depredador salvaje y nativo desarrolle el apetito por ellos. Lo mas feo de todo esto, es que si no se logra controlar a este depredador por completo, los bancos de especies de peces   que habitan en las zonas de coral de la riviera maya y Cancún en nuestro país México, pueden desaparecer por  completo en un plazo no muy lejano. Seria una lastima, ¿no lo crees así?

Fuente
http://www.vistaalmar.es/content/view/637/28/

Otros links que te pueden interesar.
http://www.lanaciondominicana.com/ver_noticia.php?id_noticia=1164&sesion_periodico=37

Imágenes
http://www.vistaalmar.es/content/view/637/28/
http://antoniomacarro.blogspot.com/2007/12/pez-rana.html
http://picasaweb.google.com/BloPez.AELL
http://acuarios.desdecostarica.com/foro/barra/20057-pez-mas-hermoso.html

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Shares